Clases de dibujo y pintura

Una clase semanal de dos horas por 60 € al mes, dos clases de dos horas por 90 o de tres horas por 120. 

Aquí se enseña en clases presenciales dibujo y pintura a mano y del natural, permitiendo objetividad en la corrección, para lo que apenas ha habido novedades desde hace mucho tiempo, aunque quizá sí algunos olvidos. La metodología se apoya en la fidelidad con respecto a modelos tridimensionales estáticos, estatuas y bodegones, además de recuperar el copiado de cartillas anatómicas de Bargue ya que, pese a caer en desuso, estaban demostradas como buen método de la tradición académica. También se han seleccionado recursos de clásicos variados, desde las líneas de Loomis a los planos de Bridgman para poder construir con rigor, incluso aspectos básicos de Edwards para el principiante que empieza a ver, porque el programa general se va adaptando a cada alumno según sus respuestas. Para medir proporciones se proponen antiguos utensilios: la ventana de Durero así como el método sight-size en modelos pequeños; en otros medianos una adaptación particular de la comparación con aguja; y en espacios arquitectónicos la combinación de escuadra, compás y plomada. Para representar la profundidad en un soporte plano se aprende la perspectiva cónica, que mejoramos con el sistema curvilíneo, además del esfumado atmosférico. Antes de ello y en los casos requeridos, recurrimos al espejo Claude para iniciarnos en la valoración lumínica, la cual desarrollamos con un sistema propio de doble escala tonal. Tras sentar esas bases de encajado y entonado se pasa al color, obteniendo acceso primeramente a su teoría aplicada a la pintura. Esta se enfoca hacia el conocimiento de mezclas históricamente probadas y paletas versátiles, entre las que el alumno pueda ir encontrando las suyas según los ejercicios, pues lo más importante reside en la práctica. La experiencia dice que la manera de aprender se basa en la repetición, recibiendo consejos o críticas y siguiendo una planificación de metas alcanzables que, gradualmente, vayan complicándose. Al no poder ofrecer apuntes de desnudo, pero sabiendo la importancia que también tienen en esta formación, una vez se ha adquirido cierto nivel se recomienda su práctica paralela en el Círculo de Bellas Artes, por ser el mejor sitio en Madrid para ello. 

Sin embargo, la finalidad no es sólo reproducir con verosimilitud el mundo que nos rodea, sino capacitar también al alumno para expresar visualmente su imaginación y, para ello, los objetivos de este curso son: Conocer el alfabeto gráfico además de técnicas de dibujo y pintura para comunicar con elementos de la plástica; Aprender a ver, analizando tanto los objetos como los espacios que los contienen y ampliando el conocimiento de la figura humana; Representar sobre el plano modelos tridimensionales adquiriendo recursos para una mímesis naturalista; Para, finalmente, aplicar esos conocimientos haciendo creíbles modelos imaginados en proyectos personales.

Está dirigido a todo tipo de público, pero hasta los trece años se sigue un programa de taller infantil. Para el resto abarca desde grado cero hasta apoyo para exalumnos de Bellas Artes, de manera que cada cual pueda iniciar a partir de su propio nivel. Las clases son grupales en cuanto que se comparte aula pero se pretende una enseñanza individualizada, razón por la que no hay una fecha de inicio predeterminada, ni siquiera una duración precisa, llevando más tiempo o menos en función de la dedicación y la velocidad de aprendizaje. Por tanto, la incorporación puede hacerse en cualquier mes del curso académico, que se desarrolla de octubre a junio, eligiendo días y horario fijo. 

Conviene leer las normas de la academia antes de la inscripción.